La exaltación de Salomón

Comentario a la primera lectura dominical – Domingo 17 del tiempo Ordinario – Ciclo A

Lec

1Re 3, 5-12; Sal 118; Rom 8, 28-30; Mt 13, 44-52

Cada domingo, en la liturgia de la palabra se lee un conjunto de textos bíblicos que ha sufrido muy pocas modificaciones desde que se estableció la reforma litúrgica ordenada por el Concilio Vaticano II. Uno de los criterios fundamentales que condujo ese proceso fue que se lograra la lectura casi completa de los tres evangelios sinópticos, uno por cada ciclo. Estos tres evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) se leen de forma casi continua domingo tras domingo. Juan se lee saltado y los Hechos de los Apóstoles también se lee casi de corrido en los días de la semana.

La lectura continua debería ayudar a comprender de mejor forma la historia narrada por los evangelios, pero son pocos quienes se acuerdan el domingo de lo narrado 7 días antes. Muy pocas homilías toman en cuenta este criterio y no ayudan a seguir la historia que se está contando.

Los evangelios sinópticos son  parecidos entre ellos porque Marcos es la fuente principal que Mateo y Lucas usaron para escribir sus respectivas obras. No obstante las similitudes, son narrativas distintas, con acentos y conflictos propios. Captar la personalidad propia de cada evangelio requiere por tanto una lectura contínua que siga con atención, por ejemplo, el desarrollo de cada trama o los detalles de los personajes. Puede que a grosso modo cuenten la misma historia, pero la cuentan de modo diverso, el propósito de los evangelistas es distinto, y buscan en el lector efectos así también diferentes. Incluso los personajes están construidos de forma distinta en un evangelio que en otro.

Seguir leyendo «La exaltación de Salomón»